12 ago. 2014

LOROS ECLÉCTICOS


Myriam Navarro & Fito

Los Eclectus, que antaño no me convencieron, son hoy una de las especies que considero más aptas como mascotas.
Su increíble belleza,la particularidad de su biología y la tenencia en casa, en su momento, de tres de ellos como amistosos compañeros, hacen que permanezca embrujado con esta singular especie. 


Casi todo el mundo conoce el aspecto de estos brillantes loros, pero tengo la immpresión que, si incluso para los profesionales siguen despertando algunos interrogantes, cuánto más serán en realidad de desconocidas para el gran público.

DESCRIPCIÓN 
El loro Eclectus, originario del Norte de Australia y las islas del Indo-Pacífico cuenta con un solo género monoespecífico en la actualidad: Eclectus roratus (Müller,1776). Aunque se sospecha que existió otra especie, Eclectus infectus, cuyos respos fósiles descubiertos datan del Pleistoceno y Holoceno.
Su extinción, hace ya unos 3000 años en la isla de Tonga, se cree (para variar) que se derivó de las actividades de los primeros asentamientos humanos en la zona.

Presenta un marcado dimorfismo sexual (diferencias visuales entre machos y hembras), posiblemente el más acusado de entre todas las especies de psitácidas. Siendo el macho predominantemente verde esmeralda brillante, con los flancos de color rojo. Su pico presenta una coloración amarilla-anaranjada en su maxilar superior, mientras que el inferior es totalmente negro. Por el contrario, la hembra es predominantemente roja y azul con el pico totalmente de color negro. En ambos sexos, las rémiges de las alas son de un precioso azul intenso (Aunque su reverso es negro).
Dicho dimorfismo hizo pensar inicialmente incluso que se trataba de dos especies totalmente diferentes. 
Los primeros coleccionistas se empeñaban en criar aquellos “eclectus verdes” emparejándolos entre sí y de igual modo hacían con los “eclectus rojos” entre ellos, obviamente sin ningún tipo de fruto. Hasta que a principios del Siglo XX y supongo que casi por casualidad, se confirmó que se trataba de una única especie.

Presentan un tamaño de entre 35 y 42 cm, con pesos comprendidos entre los 355 y 615 gr (variaciones entre subespecies principalmente, pero posiblemente también acusadas por diferencias en su manejo) y habitan el dosel arbóreo (rico en nutrientes) de las selvas tropicales en altitudes bajas.
 

CLASIFICACIÓN
Fito
Descritos como pertenecientes a la Tribu Psittaculini (Subfamilia Psitacinae, Familia Psittacidae, Orden Psitaciformes), tribu a la que pertenecen géneros como Psittacula, Alisterus, Loriculus y Agapornis, entre otros.
Sin embargo, algunas corrientes indican que existen grandes coincidencias entre los loros eclectus y la Tribu Loriinae (a la que pertenecen los Loris!!!), por lo que me temo que todavía no está todo dicho respecto a su clasificación.
Se han descrito hasta 10 subespecies (la mayoría de los autores reconocen tan sólo 9, olvidándose de la subespecie westermani, puesto que solo se disponen de ejemplares presentes en 4 aviarios de los que se desconoce su origen) que se diferencian por su origen geográfico, su tamaño y su color.

De las 9 subespecies reconocidas oficialmente, la distinción entre ellas observando solo al macho se hace casi imposible, por lo que nos centraremos en las hembras para intentarlo, al menos. 

Haciendo caso al Dr. Rob Marshall se hace más fácil si las agrupamos (las hembras) en 3 grupos principales (aunque seguirá siendo difícil sin conocer su origen geográfico).

 (Colocadas de mayor a menor dentro de cada grupo)



1- Grupo Azul: Caracterizadas por poseer un anillo periocular azul, el color de su vientre es azul brillante y carecen de plumas amarillo en la cola y circundantes.

  • -E. r. macgillivrayi (Eclectus Australiano o de Queensland, 42 cm). Cabeza muy prominente y cola muy larga.
  • -E. r. aruensis (Eclectus de la Isla de Aru, 37-39 cm). Larga y estilizada, con la cola más larga aún (Más de 14 cm).

  • -E. r. polychloros (Eclectus de Nueva Guinea, 35-39 cm). Muy habitual en nuestro país.

  • -E. r. biaki (Eclectus de la Isla de Biak, 35 cm). Realmente raro, dudoso de encontrar en nuestras latitudes.

  • -E. r. solomonensis (Eclectus de las Islas Solomón, 33-36 cm). El más pequeño del grupo, con el anillo periocular azul bien marcado.


2-  Grupo Violeta: No tienen anillo periocular azul y su vientre difiere en el tono azulado, hacia el violeta. Presentan amarillo en la cola.

  • -E. r. vosmaeri (Eclectus de Vosmaer, 38 cm). Larga y estilizada, sin clara distinción entre el violeta (que tiende a ser de intensidad más suave, más pálida) de su pecho y el rojo de su cuello. Es la que más amarillo presenta tanto en su cola como en las infracobertoras caudales. Y el dorso de sus alas es rojo intenso.
  • -E. r. roratus (Gran Eclectus, 35 cm). Su violeta se torna a morado oscuro con un borde mucho más claro con el rojo del cuello. Puede presentar un borde amarillo en el extremo de la cola, o al menos sus plumas serán bastante más amarillentas que en el resto. Sus alas, en su parte dorsal son granates. Como ven, está mal llamado “Gran” Eclectus, puesto que no es para nada el mayor de la especie.


3- Grupo Rojo: Son predominantemente rojas, sin azules en el cuerpo.

  • -E. r. cornelia (Eclectus de la Isla de Sumba, 37 cm). Son raros de encontrar y apenas presentan trazas de amarillo en su cola.
  • -E. r. riedeli (Eclectus de las Isla Tanimba, 33 cm). Siendo más frecuente y con una banda evidente de color amarillo en su cola.

Debido a que ha sido y es, por desgracia, muy común el cruce de ejemplares de diferentes subespecies en cautividad, a menudo se hace realmente difícil, casi imposible, intentar definir con precisión las subespecies de estos singulares loros, y es una verdadera pena. Si se pierde la variabilidad genética de las especies con las que criamos sin duda alguna, pierde todo el sentido la avicultura de estas especies “per se”.
Pero igualmente espero que las selección de fotografías que hemos preparado para intentar plasmar dichas diferencias sean realmente útiles.

 (1Las encontrará al final del artículo).


SU DIMORFISMO Y LO QUE LES HACE ESPECIALES
Normalmente el dimorfismo sexual en los animales suele indicar poligamia de la especie, en los que además los machos no colaboran en la crianza de su prole… pero ¿no estamos hablando de loros? ¿No se supone que los loros son monógamos? ¿No es verdad que los machos colaboran en los cuidados parentales?.
En efecto, los loros Eclectus son una bonita excepción a la regla, pero no solo esto, sino que lo habitual cuando hay dimorfismo es que sea el macho el que disponga de la coloración más llamativa y la hembra una coloración críptica, de camuflaje. Los Eclectus de nuevo nos sorprenden: son las hembras las que poseen un plumaje mucho más llamativo a diferencia de los machos verdes, que se camuflan a la perfección entre el follaje de las copas de los árboles donde viven.
 
Pero además, está constatado en estudios de campo, que son varios machos los que colaboran, participan en el cuidado y manutención de una única hembra. Y esto puede dar explicación al por qué de su atípico dimorfismo sexual: las diferentes presiones a las que están sometidos ambos sexos.
La escasez de huecos para nidificar en estas selvas es palpable, por lo que la coloración roja de las hembras sirve como advertencia de la ocupación de uno de ellos (ya se preocupan de exhibirse en lo alto del árbol-nido y son capaces de defenderlo “a muerte”), esto que supone una exposición peligrosa para sus depredadores (principalmente Halcones Peregrinos y Lechuzas Rufas) las hembras lo solventan protegiéndose rápidamente en el interior de los nidos, a salvo de dichos depredadores, y en cuyo interior permanecen prácticamente todo el tiempo si consideran adecuado dicho hueco. 

Por tanto dependen de todos sus machos para ser atendidas sin abandonar tan preciado tesoro… Por el contrario son los machos los que han de preocuparse de, primero alimentar a la hembra durante la incubación y después abastecerla para la prole durante la crianza de los pichones, recorriendo grandes distancias para la recolección del alimento, y por lo tanto son los más expuestos a sus depredadores. Como ya hemos comentado, entonces justificaría su plumaje verde, capaz de camuflarlos entre la espesura de las copas.


Estudios moleculares con esta especie descartan que en esta cooperación entre machos exista una explicación de aprendizaje por parentesco (ejemplares jóvenes de anteriores nidadas colaboran con sus padres como sistema de aprendizaje, tal y como sucede o parece suceder con otras especies).




Pero la singularidad de la especie no se acaba aquí, parece que las hembras tienen cierta capacidad para decidir el sexo de sus pichones basado seguramente en lo favorable o desfavorable de las condiciones ambientales: calidad del nido, disponibilidad de alimento y su calidad, cantidad de machos a su disposición, etc…pero aún queda mucho por estudiar al respecto, y ojalá algún día pueda escribir al respecto contando mis propias conclusiones basadas en experiencias personales…


DIETA ESPECIALIZADA
Hay dos aspectos fundamentales a tener en cuenta a la hora de escoger una dieta como “apropiada” para cada especie. La alimentación que tienen en estado salvaje y por ende, las estructuras anatómicas de su digestivo, especialmente diseñadas para ello. (Además no olvidemos ahora las similitudes razonables que existen entre Eclectus y Loris apuntadas por algunos autores).

En la naturaleza es bien sabida su predilección por las frutas, especialmente bayas, y aunque se alimentan también de pequeñas semillas, es frecuente ver como se alimentan de brotes de hojas y flores de algunas especies. Esto, unido a que presentan un pico especializado para cortar frutas (y no para abrir frutos secos precisamente) y un tubo digestivo inusualmente largo nos invitan a concluir sobre sus necesidades nutricionales: requieren de altas proporciones de alimentos ricos en fibra, frutas y verduras para satisfacer sus altas necesidades de Vitamina A y proteína de origen vegetal. 
Todo ello, en alimentos de nutrientes no concentrados, es decir, diluidos en una alta proporción acuosa. Y todo esto debemos aplicarlo a la hora de idear una dieta para su mantenimiento en cautividad.
En términos generales, aunque como siempre las dietas deberían ir ajustadas al individuo en cuestión teniendo en cuenta su edad, estado físico, posibilidad para ejercitarse, etc… podríamos atrevernos a dar algunas pautas para su correcta alimentación en cautividad.

* Ración de alimento seco: Que no supondrá más del 10 % del peso del animal (es decir, si el loro pesa 400 gr, su ración seca no será nunca superior a 40 gr). En mi opinión, en la mayoría de los casos de loros mascotas, esta cantidad debería ser incluso menor. 
Esta ración de alimento seco deberá estar compuesta por una mezcla de semillas de alta calidad. Una para loros amazónicos puede ser adecuada, pero pueden utilizarse si se desea a partes iguales, mezcla de semillas y un pienso formulado para loros, en el que habrá que tener en cuenta siempre que su proporción de grasa no supere el 6 % y que no sea coloreado. 
Cada vez más, son muchos los autores que desaconsejan el uso de piensos formulados (croquetas secas) para alimentar eclectus por ser alimentos del tipo “nutrientes concentrados” (cuyas consecuencias comentaré un poquito más adelante), pero aún más coinciden en no recomendar nunca pienso coloreado para éstos, ya que es frecuente la aparición de anomalías en la coloración de su bello plumaje, como reflejo indicativo de la no idoneidad de los mismos. 

Algún día a la semana es interesante sustituir esta mezcla estándar por una de periquitos o ninfas, y ofrecer panizo en rama, que además de un alimento adecuado supone una buena forma de enriquecimiento ambiental.

* Ración de alimento blando: debe suponer al menos un 20 % de su peso corporal (de nuevo para un loro de unos 400 gr. Esta ración debería ser de al menos de unos 80-100 gr de macedonia). Para elaborar esta mezcla deberíamos escoger preferentemente los siguientes alimentos que reúnen los requisitos nutricionales requeridos para esta especie: 
  • Frutos del Bosque (Moras, arándanos, fresas, frambuesas, etc…): es fácil conseguirlos congelados, como mezcla, pero cada día es más frecuente encontrarlos frescos aunque separados, y obviamente su precio es sin duda elevado en comparación con el resto.
  • Verduras de hoja verde: acelga, rúcula, apio, endivias, etc… si se recurre a la espinaca, es importante ofrecerla cocida, no en crudo. 
  • Bayas de rosáceas: es fácil conseguirlas desecadas por lo que se deberán hidratar previamente antes de su ofrecimiento durante algunas horas.                                                                                                                                          
  • Frutos rojos: Ciruelas rojas, fresas frescas, granadas, cerezas, etc… mejor si se van rotando utilizando los de cada temporada del año… 
  • Zanahoria, calabaza (de la variedad anarajada), boniato (batata roja), preferiblemente cocidas.
  • Uvas, preferiblemente frescas y mejor rojas, pero si no, se pueden utilizar pasas, también de ciruelas (estas últimas con mesura) etc…Papaya: es algo cara en la mayoría de los lugares, pero es interesante incluirla en su mezcla. 
  • Otras frutas de temporada: melón, sandía, chirimoya, ciruelas, albaricoques, …

Es importante para los eclectus, además de estos dos grandes bloques de alimentos, ofrecer de manera periódica arroz y/o pasta hervidos, (mejor si son integrales), a razón de una cucharada por día en su comedero. 2 o 3 veces por semana es aconsejable dispensar una cucharada de legumbres cocidas (previamente en remojo durante 24 horas) o germinadas (mejor si el tallo tiene al menos 1 o 2 cm), pero es muy interesante también utilizar leguminosas en su vaina (Guisantes, judías, tirabeques…), maíz dulce y un dadito de queso fresco sin sal. 
Podemos espolvorear su mezcla con una cucharadita de polen (nosotros molemos el que compramos en grano) también 2 o 3 veces por semana. Eventualmente podemos ofrecerles también un poquito de néctar para loris.
Intentaremos no abusar de frutas descompensadas como el plátano y el kiwi, así como de los cítricos (naranjas, pomelos, limones…) e intentaremos darles siempre las frutas bien maduras.
Un buen complemento alimentario, pero a la vez un fantástico enriquecimiento ambiental supondrá supondrá el ofrecimiento de flores frescas de Hibiscus y Limpiatubos (Callistemon), por ejemplo, de la que extraerán el polen y el néctar (si lo ha creado) y que terminará sin duda, convertida en mil pedazos…










COMO MASCOTAS
Creo sin duda, que el desconocimiento de esta especie en nuestro país hasta hace relativamente poco, no lo ha hecho adoptar el puesto que se merece, puesto que en mi opinión es una de las mejores opciones como mascota (siendo líder,por ejemplo en EEUU), además de por su brillante colorido podríamos comentar cualidades como su gran capacidad para el “habla” (algunos ejemplares no tienen mucho que envidiar a los Yacos, pudiendo aprender una gran cantidad de vocabulario, enlazando varias frases largas, sonidos de toda índole y utilizados con sentido si han sido aprendidos por asociación, además con una clara pronunciación…).


Un carácter tranquilo y en general poco ruidoso (esto no les exime de ser considerados buenos jugadores y que no puedan presentar problemas de gritos como cualquier otra especie, por supuesto). 

Aunque como todos, tienen su persona predilecta, aceptan de muy buen grado ser manejado e interactuar con el resto de miembros de la familia, sin discriminaciones frustrantes.

Todas las subespecies parecen ser aptas como mascotas, no obstante algunos autores apuntan algunas ligeras diferencias, recogiendo a las subespecies solomonensis y polychloros como las más dóciles en contraposición con el australiano, más dominante. 

Del mismo modo que popularmente se consideran mejores mascotas a los machos que a las hembras por su fuerte carácter defensor, pero con un manejo adecuado esto no tiene porqué suponer ningún tipo de problema (ni por sexo, ni por subespecie).




Su reacción instintiva ante situaciones de estrés ante lugares nuevos, presencia de desconocidos,etc… de quedarse casi inmóviles, pretendiendo pasar desapercibidos, ha hecho que sean juzgados injustamente como unos “loros sosos y poco activos” pero, quien convive con uno de ellos en sus hogares, sabe de buena tinta que esto es algo totalmente incierto.
No obstante, todo el cúmulo de cualidades como buenas mascotas, no se verá generalmente en su máximo esplendor hasta que no cumplen aproximadamente un año de edad. 



Durante ese primer año es frecuente observar como esta especie pasa por lo que yo llamo su “edad del pavo” pudiendo manifestar algunas reacciones “negativas” hacia las personas que lo manipulan (algún desplante, gruñido o incluso un rabioso picotazo). que se empiezan a manifestar incluso durante su crianza a mano, antes del “destete”, llegando a rechazar su tan necesaria papilla, con reacciones que cualquier desconocedor de su comportamiento lo tacharía de “salvaje”. 



Teniendo en cuenta este carácter natural, el mejor consejo es no pretender corregirlo por las vías convencionales, no dejar de manipularlo en ningún momento, siempre con suavidad y paciencia, y esperar a que pase dicho estadío que puede verse minimizado y eliminado en pocas semanas, pero que puede verse alargado a algunos meses en función de cada ejemplar. Esto parece ser evitado en gran parte por algunos criadores que mezclan estos pichones en cubetas con otros de otras especies con muy buenos resultados.


Los loros Eclectus apenas producen polvo de pluma, por lo que pueden ser idóneos para aquellos que manifiestan algún tipo de alergia y que desean tener un loro como mascota.



PROBLEMAS FRECUENTES
Además de este pequeño inconveniente, sabiendo que es pasajero y natural hay otras consideraciones a tener en cuenta y que parecen ser más frecuentes de lo que desearíamos, casi todas ellas como fruto de un mal sistema de manejo en nuestros hogares, pero también apuntaré algunas que parecen corresponder con una relación natural por la especie.


  • Anomalías respiratorias, depresión crónica y pérdida de peso: normalmente asociadas a infecciones por Aspergillus (hongo), infecciones bacterianas causantes de neumonías, deficiencias nutricionales, generalmente debidas a una hipovitaminosis A, inhalación de toxinas…
  • Picajes comportamentales, generalmente asociados a la idea de loros tranquilos que no necesitan de demasiados estímulos (algo que es totalmente incierto!!)
  • Estrangulamiento anular de los dedos: puede estar debido a múltiples causas: malnutrición, mala incubación, baja humedad y/o temperatura ambiental, contaminación con toxinas, etc…
  • Problemas hepáticos: como consecuencia de una mala alimentación sin tener en cuenta sus requerimientos, ya mencionados…
  • Son susceptibles de padecer infecciones víricas por Polyomavirus y Circovirus (como el PBFD) y como parásitos frecuentes en esta especie, los protozoos del género Sarcocystis.   
De especial interés me parece resaltar una anomalía frecuente en Eclectus y que debería hacernos reflexionar, all menos, en la forma de alimentación de estas aves, y son el "Golpeo de los dedos" y eel "Leve aleteo involuntario" ("Toe-Tapping" y " Wing Flipping" respetivamente en inglés, y permitirme el "atrevimiento" a la hora de su traducción).

El "Toe-Tapping" consiste en el golpeo rítmico con sus dedos sobre la percha cuando están en reposo (es fácil observarlo en las últimas horas del día, pudiendo ser escuchado incluso al golpear las uñas contra la misma...) y el "Wing-Flipping" es un aleteo rápido, incommpleto, como si se tuvieran que colocar las alas, golpeando con sus hombros su cuerpo, dando golpes nerviosos y repetitivos. 

Aunque es cierto que no hay estudios concluyentes sobre las causas que lo provocan, todo parece apuntar por múltiples experiencias que las causas principales pueden ser:

- Una infección con su consecuente inflamación de los órganos afectados que oprimen los nervios que irrigan las patas y sus dedos.

- El aumento de tamaño natural del ovario en las hembras cuando están preparadas para la estación reproductora, presiona del mismo modo dichos nervios provocando estos movimientos...

- Lo que parece ser el motivo más habitual en loros mascotas: PROBLEMAS NUTRICIONALES: 

- Desequilibrios en las proporciones de diversos minerales: lo que provocarían espasmos musculares. Muy recuente en casos con hipocalcemia (deficiencias de Calcio en la dieta, que al ser suministrado, remiten)



-Desequilibrios en las proporciones de vitaminas, generalmente por exceso, unido principalmente al uso de alimentos de “nutrientes concentrados” como los piensos formulados y el uso inadecuado de complejos vitamínico-minerales (también se ha observado en Eclectus a los que se les suministraba una fuente de Espirulina, excesivamente alta en Vitamina A, pero que sus propietarios lo empleaban con toda su buena intención…).
En la mayoría de los casos observados, si disminuyes o eliminas la fuente que provoca esa descompensación vitamínico-mineral, el problema remite en pocos días, a lo sumo un par de semanas, pero en cualquier caso es una muestra de la no idoneidad de determinados alimentos suministrados para los eclectus, especialmente piensos.
-Posibles alergias y el contacto con diversos tóxicos pueden también provocarlo, por lo que en cualquier caso, ante la observación de uno de estos fenómenos en nuestros Eclectus, mi recomendación es llevarlo para un chequeo veterinario completo y revisión de sus dietas.

Con esto termino, sabiendo que me dejo cosas muy interesantes por contar y haciendo una firme apuesta por los Eclectus, como candidatos a compartir nuestras vidas…



Ángel Nuevo
“A Fito, Enya, Milagritos y a los recién llegados Divino y Ceram, que tantas alegrías nos dan, y a Myriam, la reina de los Eclectus domésticos…”






1 A continuación una selección de fotografías de  algunas subespecies.

GRUPO AZUL
Eclectus roratus arvensis
 




Eclectus roratus polychloros


















Eclectus roratus solomonensis
















GRUPO VIOLETA
Eclectus roratus vosmaeri






















Eclectus roratus roratus















7 comentarios:

  1. Tanto rollo para no decir que utilizaste al pobre Fito para llevarte a la Myri al huerto...; es bromita, interesantísimo artículo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, pero si fue ella la que me llevó a mi al huerto! yo solo me dejé! ;-)

      (por cierto, enseña la patita por debajo de la puerta, al menos, no? valiente!)

      Muchas gracias por tu comentario y me alegra saber que, seas quien seas, te resulta interesante...

      Eliminar
  2. Genial el articulo, genial porque da mucha información que con tu forma de redactar se hace interesantísima incluso para las personas sin conocimientos en terminología científica. Ojala hicieras artículos de loros como el mio Pionus menstruus :)

    ResponderEliminar
  3. Gracias MJose, iremos subiendo otros artículos que tenemos redactados tanto sobre otras especies/géneros, como sobre otros temas específicos. Suscribiros para no perderos ningún contenido! ;-)

    ResponderEliminar
  4. A k edad suele comer solo un macho eclectus

    ResponderEliminar
  5. En el destete el pienso ha de ser remojado? ,

    ResponderEliminar
  6. Tenemos en casa un Lorito de la roca y queremos incluir un eclectus macho,q consejos nos darian,somos 3 en casa el peque tiene 8 años

    ResponderEliminar